TITIRICIRCUS


Titiricircus_gRecuerdo ensoñador y festivo del gran circo de carpa alta, “Titiricircus” es la historia de dos viejos trabajadores que recuerdan con marionetas las glorias de su pasado en la pista. En un permanente juego participativo con el público, se van recreando los números más impactantes de aquel viejo circo ya desaparecido: ¡el hombre más fuerte de la Península Ibérica!, ¡el malabarista más divertido del mundo!…

Podréis disfrutar de este espectáculo el próximo domingo 6 de Octubre a las 12:30 en el Social Antzokia en Basauri. Es apto para todos los públicos y tiene una duración de 60 minutos.

Evangelio según San Lucas 16, 19-31


porta26-13En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:

— Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico. Y hasta los perros se le acercaban a lamerle las llagas. Sucedió que se murió el mendigo, y los ángeles lo llevaron al seno de Abraham. Se murió también el rico, y lo enterraron. Y, estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantando los ojos, vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno, y gritó: “Padre Abraham, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas.”

Pero Abraham le contestó: “Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces. Y además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que no puedan cruzar, aunque quieran, desde aquí hacia vosotros, ni puedan pasar de ahí hasta nosotros.” El rico insistió: “Te ruego, entonces, padre, que mandes a Lázaro a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que, con su testimonio, evites que vengan también ellos a este lugar de tormento.” Abraham le dice: “Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen.” El rico contestó: “No, padre Abraham. Pero si un muerto va a verlos, se arrepentirán.” Abraham le dijo: “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto.”

Palabra del Señor

Osasun Jaia. Haurren Eguna 2013


plaza%20mendiLa Comisión Municipal de Prevención de Drogodependencias de Erandio, ha organizado la vigésima edición de “OSASUN JAIA”. Fiesta dirigida principalmente a la población infantil y juvenil del Municipio, donde, como en ediciones anteriores, daremos especial protagonismo a los DERECHOS de la INFANCIA.

Esta nueva edición de la fiesta tendrá lugar el día 28 de septiembre en la plaza Mendiguren (Astrabudua), de 10:30 a 14:30, y en ella se realizarán diversas actividades de carácter lúdico-educativo y de animación destinadas a la promoción de hábitos de vida saludables, protección del medio ambiente y prevención del consumo de bebidas alcohólicas y tabaco. Entre otras, podremos disfrutar de juegos, talleres, hinchables, música y muchas cosas más.

No os lo podéis perder.

Justin y la espada del valor


img00693JUSTIN vive en un reino gobernado por burócratas donde los caballeros han sido desterrados. Su mayor sueño es llegar a ser uno de los “Caballeros del Valor”, como lo fue su abuelo, pero su padre REGINAL D, consejero de la REINA , quiere que su hijo siga sus pasos y se convierta en abogado.

Después de una inspiradora visita a su querida ABUELA y de despedirse de LARA, su amor platónico, Justin escapa en pos de su sueño. Por el camino conoce a la guapa y luchadora TALÍA, al excéntrico mago con trastornos de personalidad, MELQUIA DES , al apuesto y caradura SIR ANTOINE y es entrenado por tres sabios monjes: BLUCHER , LEGAN TIR, y BRAULIO que le instruirán en las enseñanza de los viejos caballeros y le pondrán a prueba.

A pesar de no ser el mejor candidato para ser caballero, JUSTIN tendrá que probarse así mismo cuando el malvado SIR HERACLIO y sus acólitos, liderados por SOTA, regresen amenazando con destruir el Reino.

Evangelio según San Lucas 16, 1-13


porta25-13En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

— Un hombre rico tenía un administrador, y le llegó la denuncia de que derrochaba sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: “¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu gestión, porque quedas despedido. El administrador se puso a echar sus cálculos: ¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa. Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero: ¿Cuánto debes a mi amo? Éste respondió: Cien barriles de aceite. Él le dijo: Aquí está tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta. Luego dijo a otro: Y tú, ¿cuánto debes” Él contestó: Cien fanegas de trigo. Le dijo: Aquí está tu recibo, escribe ochenta. Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz.

— Y yo os digo: ganaos amigos con el dinero injusto, para que, cuando os falte, os reciban en las moradas eternas. El que es de fiar en lo menudo también en lo importante es de fiar; el que no es honrado en lo menudo tampoco en lo importante es honrado. Si no fuisteis de fiar en el vil dinero, ¿quién os confiará lo que vale de veras? Si no fuisteis de fiar en lo ajeno, ¿lo vuestro, quién os lo dará? Ningún siervo puede servir a dos amos, porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero.

Palabra del Señor

Percy Jackson y el Mar de los Monstruos


img00794Percy Jackson no se siente un héroe. El semidiós hijo de Poseidón -el dios griego del mar- pudo salvar el mundo en una ocasión, pero Percy está empezando a pensar que pudo ser fruto de la casualidad. Y ahora la pregunta es: ¿ha resultado ser un fiasco?

Ahora que Percy ha descubierto que tiene un hermanastro que es un monstruo, se pregunta si ser el hijo de Poseidón es una bendición o, más bien, una maldición. Sin embargo, Percy no tiene tiempo que perder. Las fronteras mágicas del Campamento Mestizo están cayendo y una horda de monstruos mitológicos amenaza con destruir el santuario de los hijos de los dioses.

Para salvar el refugio de los semidioses, Percy y sus amigos deben encontrar el legendario vellocino de oro mágico. El viaje les lleva hasta Washington, D. C. y la costa de Florida, donde se embarcan en una peligrosa odisea a través de las aguas del inexplorado y mortífero Mar de los Monstruos, al que los humanos conocen como Triángulo de las Bermudas.

En su aventura se tienen que enfrentar a un toro gigante mecánico que escupe fuego, a criaturas terroríficas del mar, a cíclopes gigantes y otros semidioses de lealtades desconocidas. Las espadas están en todo lo alto y si Percy no sale victorioso, el Campamento Mestizo dejará de existir y el Olimpo sucumbirá.

Evangelio según San Lucas 15, 1-32


Porta24-13En aquel tiempo, solían acercarse a Jesús los publicanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los escribas murmuraban entre ellos:

— Ése acoge a los pecadores y come con ellos.

Jesús les dijo esta parábola:

— Si uno de vosotros tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y, al llegar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos para decirles: “¡Felicitadme!, he encontrado la oveja que se me había perdido” Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse. Y si una mujer tiene diez monedas y se le pierde una, ¿no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, reúne a las amigas y a las vecinas para decirles: “¡Felicitadme!, he encontrado la moneda que se me había perdido.” Os digo que la misma alegría habrá entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.

También les dijo:

— Un hombre tenía dos hijos; el menor de ellos dijo a su padre: “Padre, dame la parte que me toca de la fortuna.” El padre les repartió los bienes. No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, emigró a un país lejano, y allí derrochó su fortuna viviendo perdidamente. Cuando lo había gastado todo, vino por aquella tierra un hambre terrible, y empezó él a pasar necesidad. Fue entonces y tanto le insistió a un habitante de aquel país que lo mandó a sus campos a guardar cerdos. Le entraban ganas de llenarse el estómago de las algarrobas que comían los cerdos; y nadie le daba de comer. Recapacitando entonces, se dijo: “Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan, mientras yo aquí me muero de hambre. Me pondré en camino adonde está mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo: trátame como a uno de tus jornaleros.” Se puso en camino adonde estaba su padre; cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió; y, echando a correr, se le echó al cuello y se puso a besarlo. Su hijo le dijo: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo.” Pero el padre dijo a sus criados: “Sacad en seguida el mejor traje y vestido; ponedle un anillo en la mano y sandalias en los pies; traed el ternero cebado y matadlo; celebremos un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado.” Y empezaron el banquete. Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando al volver se acercaba a la casa, oyó la música y el baile, y llamando a uno de los mozos, le preguntó qué pasaba. Éste le contestó: “Ha vuelto tu hermano; y tu padre ha matado el ternero cebado, porque lo ha recobrado con salud.” Él se indignó y se negaba a entrar; pero su padre salió e intentaba persuadirlo. Y él replicó a su padre: “Mira: en tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una orden tuya, a mí nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; y cuando ha venido ese hijo tuyo que se ha comido tus bienes con malas mujeres, le matas el ternero cebado.” El padre le dijo: “Hijo, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo: deberías alegrarte, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado.”

Palabra del Señor